Buscar
  • Adrian Ponce

Consorcios de Blockchain: ¿Peligra el concepto de Gran Corporación?


Sin lugar a dudas, como sucede en todo principio de siglo, vivimos hoy en una era de cambios, la revolución tecnológica acelerada o transformación digital, tiene a las empresas y personas corriendo una carrera sin descanso. Lo que hoy es tendencia, en unos años ya estará obsoleto.


Los paradigmas cambian constantemente sacándonos a todos de nuestra zona de confort, para llevarnos en un acelerado viaje hacia el aprendizaje y crecimiento constante, tanto a personas como a organizaciones.


Dentro de esta acelerada vorágine evolutiva, hace algunos años una revolucionaria tecnología se viene abriendo camino rápidamente, protagonizando cambios demasiado revolucionarios, los que seguramente en un futuro no muy lejano pavimentarán la base de paradigmas que quizás aún no llegamos a imaginar. Estamos hablando de blockchain (Cadena de Bloques), la tecnología que posibilitó la existencia del bitcoin y otras monedas electrónicas. Esta tecnología posee una estructura que permite crear un libro de contabilidad digital de datos que existen en una red de partes independientes. Esta data puede ser compartida y gestionada a través de los llamados contratos inteligentes o Smart Contracts, que dicho de una manera simple son acuerdos que se han codificado dentro de la cadena de bloques. Los contratos inteligentes son códigos: declaraciones simples "si-entonces" y "si-entonces-si no" y se crean con código dentro de dicha concatenación.


¿Pero qué tiene que ver esto con el título del artículo o con la revolución tecnológica? .Bueno, este simple concepto de datos confiables y distribuidos, mezclados con maneras de gestionarlos y compartirlos, está brindando la base de un objetivo perseguido por las organizaciones casi desde que existe la informática. Compartir datos, acuerdos y procesos de negocios. En otras palabras permite que dos o más organizaciones puedan compartir no sólo información, sino que también puedan complementarse de una manera regulada, ágil y conveniente, donde todas las partes involucradas obtienen y aportan elementos que sirven al propósito de cada una de ellas, generando entonces procesos de negocios distribuidos, datos compartidos, descentralización y en consecuencia agilidad en los procesos, toma de decisiones y el logro de los objetivos individuales de cada organización.


Según Gartner , el valor agregado comercial de blockchain será de más de $ 176 mil millones para 2025 y superará los $ 3,1 billones para 2030. Estas cifras hablan del enorme potencial de la tecnología y como este puede aportar a una nueva conceptualización de las organizaciones y su cadena de valor.


La tecnología de blockchain brinda, debido a su naturaleza de plataforma descentralizada, la posibilidad de que múltiples organizaciones (complementarias y competidoras) puedan colaborar para avanzar en el estado de la adopción de la tecnología, estableciendo estándares de la industria, redactando casos de uso, desarrollando infraestructura clave y también operando plataformas comerciales de blockchain. A estos modelos colaborativos se les denomina Consorcios.


Pero, ¿por qué debería cualquier empresa u organización trabajar directamente con sus competidores en algo tan importante y, potencialmente, revolucionario como blockchain? .La respuesta se puede encontrar en la propia tecnología. Como sistema de contabilidad distribuida, blockchain ofrece la utilidad de los efectos de colaboración, y un consorcio permite a las organizaciones individuales aprovechar mejor esta colaboración para sus propias necesidades específicas, al brindarles la capacidad de optimizar los procesos comerciales u operacionales de interés común para todos los miembros.


Dado lo anterior, entre sus muchos beneficios potenciales, un consorcio puede ayudar a facilitar la sincronización de información y transacciones sin violar las leyes de privacidad de datos. Y, debido a que los miembros tienen acceso no solo a sus propios datos, sino también a los datos compartidos aportados por otros miembros del ecosistema, puede permitir la construcción y entrenamiento de motores de inteligencia artificial muy poderosos y proporcionar análisis altamente reveladores sobre métricas clave relacionadas con el riesgo, el fraude y otras aplicaciones que aporten al valor particular de cada una de las partes integrantes.


Según Jai Arun, Jerry Cuomo y Nitin Gaur, en su libro "Blockchain for Business", “Al implementar procesos comerciales que aprovechan el conocimiento colectivo del grupo, los procesos pueden ser mucho más rentables”.


Hoy en día el valor de las organizaciones, no está dado solo por sus activos tangibles como antiguamente, sino por el tipo de valor percibido que pueden generar usando recursos estratégicos que tienen mucho que ver con el “Que hace” o con el “Por qué lo hace” más que con el “Cómo lo hace”. En este contexto, el descentralizar algunos procesos de negocio con la ayuda de un consorcio brinda espacio a la organización, para enfocarse en sus ventajas competitivas, como una buena estrategia de producto, comercialización, Investigación y desarrollo etc.


Entonces acá va la pregunta, pensando en un futuro quizás no tan lejano, donde convivirán nuevos paradigmas como, Consorcios de blockchain, tokenización, teletrabajo, finanzas descentralizadas. El concepto que hoy conocemos de la pesada “Gran Corporación”, cuyo fundamento de existencia se basa básicamente en la gran capacidad de operación, facilidad de acceso a los recursos financieros, economías de escala y poder de negociación ¿estará en peligro de extinción?, ¿dará lugar quizás a organizaciones más livianas y ágiles enfocadas en mejorar estrategias para brindar mayor valor?. Nadie lo sabe, solo el tiempo lo dirá.

234 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El Águila